NUESTRA HISTORÍA

Los orígenes de la actual empresa Patatas Fritas EL CANTABRO, S.L., están en los años ochenta, cuando el Sr. Francisco José, que había heredado la inquietud emprendedora de sus padres, decide montar otro negocio con la ayuda de su mujer, dejando en funcionamiento una cervecería, ubicada en Santander, por no tener flexibilidad con los horarios del trabajo y la familia, teniendo tres hijos pequeños.
 
El 22 de Noviembre de 1984, en un pequeño local del Mercado de Cazoña, de la capital de Cantabria, donde su padre tenía un negocio de reparación de calzado, hasta su jubilación, empiezan a elaborar sus primeras patatas, de manera artesanal, siempre utilizando materias primas nacionales y creando un producto de calidad. 
 
Con una pequeña furgoneta empieza Francisco y su amigo Chema a buscar sus primeros clientes, entre los cuales empezaban a destacarse por los pequeños comercios de alimentación y hostelería de Santander.
 
Después de tres años, el local se queda pequeño y alquilan una pequeña nave en Soto de la Marina, destinan para realizar el frito de las patatas. En el local del Mercado de Cazoña se realiza el trabajo de envasado. De esta manera continúan trabajando durante 10 años aproximadamente.
 
Cuando sus hijos llegan a la mayoría de edad, empiezan a ayudar en el trabajo en su tiempo libre, entre el colegio y los deberes. Al poco tiempo deciden empezar a trabajar en el negocio familiar, ya que la empresa sigue creciendo. 
 
En el año 1993 se traslada la empresa a una pequeña nave, situada en Prezanes, en Santa Cruz de Bezana, un pequeño pueblo de tan sólo 294 habitantes.
 
Era el momento de introducir maquinaria, sin olvidar que cada parte de nuestro trabajo seguía siendo importante, mimando las patatas desde su fritura, teniendo especial cuidado para que nuestras patatas lleguen al cliente con la máxima frescura sin utilizar conservantes.
 
Los ingredientes son bastante sencillos: patatas seleccionadas, aceite 100% girasol y sal, en algunos casos también aromas.  Toda la materia prima es nacional: las patatas son de Andalucía o Castilla, el aceite de Navarra, la sal y los aromas autorizados de Cataluña.
 
El 25 de Marzo de 1.996 se constituye la Sociedad Limitada de Patatas Fritas El Cántabro, formada por el matrimonio de Francisco y María Luz, y sus hijos.
En la actualidad nuestros productos están presentes en Cantabria y parte de Asturias, llegando  a negocios de hostelería, alimentación, cadenas de supermercados, centros comerciales, empresas de catering,…. y para todo ello cuenta con el trabajo de 8 empleados: Francisco, su mujer, dos hijos y cuatro empleados.
 
Todo ha sido posible gracias a los clientes, que buscan un valor añadido en sus hábitos de compra, buscando calidad y productos naturales típicos de la región.
 
El 31/05/2013 el Sr. Francisco José Olazábal cede su puesto de Administrador a su mujer debido a su jubilación.
 
Durante un año ha estado M. Luz Vivar López al cargo de la empresa, como administradora.
 
El 29 de mayo de 2.014, venden sus participaciones de la sociedad, Francisco José Olazábal Gil, M. Luz Olazábal Vivar y Alberto Olazábal Vivar a D. Daniel Olazábal Vivar, primogénito de la familia, formando parte de la empresa como Administrador, junto a M. Luz Vivar López